El cambio climático reducirá el suministro de cerveza

La cerveza es la bebida alcohólica más consumida en el mundo y su ingrediente principal, la cebada, es particularmente sensible a los fenómenos meteorológicos extremos. Un estudio publicado en el último número de la revista Nature Plants analiza cómo se verá afectada la producción de esta bebida por el cambio climático.

El trabajo, llevado a cabo por un equipo internacional liderado por las universidades de Pekín y de California, Irvine (UCI), indica que la producción de cebada disminuirá sustancialmente a medida que las sequías severas y el calor extremo se vuelvan más frecuentes por el calentamiento global.

“Una caída de la producción mundial de cebada significa una caída aún mayor de la producción de cebada cervecera”, señaló Dabo Guan, profesor de Economía del cambio climático en la universidad de East Anglia (Norwich, Gran Bretaña), destacando que “los cultivos de más alta calidad son los más sensibles”.

Solamente la cebada de la mejor calidad (menos del 20% de la producida a nivel mundial) se dedica para la producción de cerveza.

Si el calentamiento global continúa al ritmo actual, los principales fenómenos adversos (sequías, olas de calor de gravedad inusitada) afectarán en el correr de este siglo a cada una de las principales áreas de cultivo de cebada al menos una vez al año, lo que provocará una caída del 16% de la producción mundial de cerveza.

El estudio describe además cómo se verán afectadas las diferentes regiones del mundo, determinando que los precios subirán más en países tan ricos y amantes de la cerveza como Bélgica, Canadá, Dinamarca y Polonia. Por ejemplo, Davis augura que, durante los años de sequía, los residentes de Irlanda podrían necesitar llevar el equivalente a 20 dólares adicionales a la tienda para comprar un paquete de seis latas.

Sin embargo, este experto señala que algunas personas en estas naciones estarán dispuestas a absorber el costo más alto. Se pronostica que el consumo de cerveza descenderá en los países más pobres, como China. “Nuestros resultados muestran que, en los eventos climáticos más severos, el suministro de cerveza podría disminuir en alrededor del 16% en los años en que se produzcan sequías y olas de calor —resume Davis—. Eso es comparable a todo el consumo de cerveza en Estados Unidos. El clima futuro y las condiciones de precios podrían poner la cerveza fuera del alcance de cientos de millones de personas en todo el mundo”.